Sana convivencia

La importancia de promover la sana convivencia en la educación preescolar.

Hoy día la convivencia escolar puede verse afectada por comportamientos no adecuados de los niños, ¿Como cuales? puede ser no seguir reglas, dificultad de trabajar en equipo, falta de respeto o empatía por otros. En consecuencia vemos que la violencia se puede dar de diferentes formas.

Promover la sana convivencia desde la educación preescolar, se hace mediante la integración de los alumnos por medio de actividades que promuevan la cultura de paz, valores como el respeto y aceptación, así como el trabajo colaborativo.

Ortega (2007) nos dice que la convivencia no ha de entenderse solo como ausencia de violencia, sino principalmente como el establecimiento de relaciones interpersonales grupales satisfactorias que contribuyan a un clima de confianza, respeto y apoyo mutuo en la institución escolar favoreciendo así la existencia de relaciones positivas en los miembros de la comunidad escolar.

Por tanto el ambiente de aprendizaje no solo debe involucrar el espacio físico, si no también se relaciona con lo que se hace en ese espacio, incluyendo los materiales utilizados, mobiliario, etc. Todo lo anterior junto con la guía del docente permite crear ambientes idóneos para el aprendizaje.

Sin embargo lo anterior no se pude lograr si se le deja todo el trabajo a la institución y los docentes. Pues la infancia es el momento clave para que el niño moldee sus actitudes y emociones, de manera conjunta entre la escuela y la familia. Es fundamental tanto la actitud de los padres en casa como el comportamiento del profesor dentro del aula, pues así los alumnos reciben un mensaje homogéneo que reafirme un buen ambiente de respeto y confianza.

Reforzando lo anterior vemos que Martinéz (2005) planteó que la educación y en consecuencia la educación en valores es un responsabilidad de la familia, la escuela y de la sociedad en su conjunto.

Mario Sandoval Manríquez en su libro “Convivencia y clima escolar: Claves de la gestión del conocimiento” (2014), hace referencia a que el aprendizaje de la convivencia escolar en base a valores debe desarrollar las siguientes habilidades:

  • Aprender a interactuar: intercambiar acciones con otros/as.
  • A interrelacionarse, establecer vínculos que implican reciprocidad.
  • A dialogar con fundamentos.
  • A escuchar activamente y hablar con otros/as.
  • A participar: actuar con otros/as.
  • A comprometerse: asumir responsablemente las acciones con otros/as.
  • A compartir propuestas.
  • A discutir e intercambiar ideas y opiniones con otros/as.
  • A disentir; aceptar que mis ideas o las del otro/a u otros/as-, puedan ser diferentes.
  • A reflexionar: repensar sobre lo actuado, lo sucedido; objetivar y observar críticamente
  • las acciones e ideas. (Sandoval, 2014, pág. 165).

¿Te gusto este articulo? comenta y comparte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.